Saltar al contenido

Edenor y Edesur instruidas a orientar a clientes sobre gestión de quejas por interrupciones y facturación

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), bajo la dirección de Walter Martello, ha instruido a las empresas distribuidoras de electricidad Edenor y Edesur a elaborar un resumen detallado sobre las acciones tomadas por la entidad en el último año. Estos informes deberán especificar los cambios en las metodologías y procedimientos relacionados con la gestión de quejas por interrupciones de servicio, la inscripción en el Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE), la lectura de medidores y la corrección de errores en la facturación.

La decisión se comunicó a través de la Resolución ENRE 630/2023, publicada recientemente. Según esta resolución, las empresas distribuidoras tienen un plazo de diez días hábiles desde su notificación para presentar sus informes de manera clara. Una vez aprobados por el ENRE, Edenor y Edesur deberán difundirlos en sus oficinas, sitios web y medios de comunicación para informar a sus usuarios.

El ENRE ha emitido instrucciones para acelerar las quejas por falta de suministro eléctrico. Establecieron que, independientemente del medio utilizado por el cliente (apps de mensajería, redes sociales, etc.), las distribuidoras deben proporcionar un número de reclamo o reiterar uno existente si es necesario. Además, al informar a los usuarios sobre una interrupción, deben indicarles que pueden presentar quejas a través de cualquier canal habilitado.

Otras directrices del ENRE en 2023 se centraron en promover la inscripción en el RASE. Solicitaron la incorporación de dispositivos informáticos en las oficinas y asistencia del personal para facilitar el proceso. También se instó a las empresas a colocar señalizaciones en lugares públicos y oficinas para informar sobre el proceso de inscripción.

Las normativas del ENRE también se enfocaron en mejorar el análisis de las lecturas de los medidores y corregir imprecisiones en las facturas sin que los usuarios tengan que presentar quejas. Se estableció que si las empresas necesitan hacer ajustes masivos en las facturas debido a errores propios, deben informar previamente al ENRE y proporcionar una lista de los usuarios afectados.

Finalmente, se emitieron directrices para facilitar la identificación de elementos en las facturas y promover los derechos de los consumidores a través de diversos medios de comunicación. Entre las resoluciones más recientes, se incluye el envío de notas explicativas a los usuarios cuyo consumo ha variado significativamente y un cambio de diseño que destaque el nivel de segmentación tarifaria en las facturas de los usuarios inscritos en el RASE.

PARA TI, CLICK AQUI!