Saltar al contenido

Gobierno interrumpe el programa Ahora 12 para Empresas que no adhirieron al pacto de precios

El Gobierno ha decidido suspender el beneficio del plan Ahora 12 para aquellas empresas que no han decidido unirse a los acuerdos de precios propuestos. Esta decisión fue comunicada por la secretaría de Comercio a la cámara de tarjetas de crédito y afectará principalmente a empresas relacionadas con la indumentaria, calzado y electrodomésticos.

Las compañías que decidan no adherirse a los acuerdos de precios hasta el 31 de octubre no tendrán la posibilidad de vender a través del plan Ahora 12. Esta medida, adoptada por la secretaría dirigida por Matías Tombolini, busca ejercer presión sobre las empresas para que se sumen al acuerdo. Anteriormente, el incentivo para las empresas era permitirles acceder a dólares para importaciones de insumos. Sin embargo, dado que pocas empresas tienen acceso a dólares oficiales, se han tomado medidas más estrictas.

En un contexto donde los ingresos han disminuido, la opción de comprar en cuotas, como las ofrecidas por el plan Ahora 12, es esencial, especialmente en sectores como la indumentaria. Por lo tanto, perder este beneficio podría impactar significativamente en las ventas de ciertas marcas o cadenas comerciales.

El Gobierno ha estado en conversaciones con supermercados y empresas alimenticias para que los aumentos de precios no excedan el 5% mensual hasta las próximas elecciones. Sin embargo, varias empresas se han negado a firmar, argumentando que esto les llevaría a vender a pérdida debido al incremento en los costos de los insumos.

En el caso de las empresas de electrodomésticos, se acordó un aumento del 25% hasta finales de octubre. Con las automotrices, se llegó a un acuerdo para mantener el precio de un modelo económico por marca, a cambio de facilitar las importaciones.

La decisión de suspender el plan Ahora 12 para empresas que no se adhieran al acuerdo de precios tiene como objetivo principal dejar de subsidiar compras en cuotas dirigidas a empresas que no colaboran en la regulación de precios. La meta del ministro y candidato presidencial Sergio Massa es mantener los precios congelados y gestionarlos adecuadamente para mejorar sus posibilidades en las próximas elecciones presidenciales. También se busca reducir la inflación, que se espera alcance un récord del 11% al 12% en septiembre.

No obstante, hay desafíos en el intento de reducir la inflación, ya que los costos empresariales han aumentado debido a la devaluación reciente. A esto se suman los acuerdos salariales y el aumento fijo para salarios establecido por el Gobierno. Esta situación ha llevado a muchas empresas a vender sin ganancias o incluso a pérdida, lo que explica la resistencia de algunos ejecutivos a firmar los acuerdos de precios.

Recientemente, se han firmado acuerdos para congelar precios de combustibles, seguros médicos, medicamentos y tarifas de transporte público, a pesar de las promesas hechas al FMI.

PARA TI, CLICK AQUI!