Saltar al contenido

LA DAIA SOLICITA LA CANCELACIÓN DE LOS CONCIERTOS DE ROGER WATERS EN BUENOS AIRES POR DECLARACIONES CONTROVERSIALES

La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) ha presentado un recurso legal solicitando la suspensión de los conciertos de Roger Waters programados para esta noche y mañana en el estadio de River Plate. Esta acción se debe a las declaraciones del músico, que han sido calificadas de antisemitas por la organización.

Roger Waters, quien recientemente realizó dos presentaciones en Montevideo, ha estado envuelto en controversia. Las principales cadenas hoteleras de ambas ciudades le negaron alojamiento debido a sus declaraciones. Durante su actuación en Uruguay, Waters insultó al presidente de la Comunidad Judía de Uruguay y acusó a Israel de cometer asesinatos contra el pueblo palestino.

En uno de sus conciertos, Waters expresó su descontento hacia quienes critican su postura política, invitándolos a abandonar el recinto. Además, se dirigió directamente a Roby Schindler, líder de una organización israelí en Uruguay, con palabras ofensivas y acusó al gobierno de Israel de matar a palestinos en Gaza.

La DAIA, en respuesta a estas declaraciones, ha pedido la suspensión de sus conciertos en Buenos Aires, argumentando que Waters promueve discursos de odio y viola la Ley Antidiscriminatoria de Argentina.

A pesar de las críticas, Waters se reunió con el expresidente uruguayo José Mujica y su esposa, Lucía Topolansky. El Movimiento de Participación Popular destacó este encuentro como un momento significativo para quienes buscan superar barreras y luchar por causas comunes.

Además, Waters enfrenta otras denuncias en Argentina. Fue acusado de discriminación, incitación a la violencia y apología del delito por sus comentarios antisemitas. Estas denuncias fueron presentadas tanto en los tribunales de Comodoro Py como en la justicia penal de la Ciudad de Buenos Aires por Sergio Zigelbaum y su padre Carlos Zigelbaum, sobreviviente del Holocausto. En las acusaciones, se señala a Waters como un “recalcitrante antisemita”, criticando duramente sus declaraciones públicas y su postura hacia el Estado de Israel.