Saltar al contenido

Las últimas palabras de Gilda antes de su trágico accidente

Gilda, cuyo nombre real era Miriam Alejandra Bianchi, es recordada por muchos como la reina de la bailanta. Falleció el 7 de septiembre de 1996 en un trágico accidente en la Ruta Nacional 12, en Entre Ríos. En ese fatídico día, viajaba en su micro junto a músicos y familiares rumbo a un concierto en Chajarí cuando un camión los embistió durante la madrugada.

Como cada año, en esta fecha, sus fanáticos rinden homenaje a la cantante visitando su santuario y compartiendo recuerdos, fotos y sus canciones más icónicas en redes sociales.

Dos décadas después del accidente, Juan Toti Giménez, expareja y representante de Gilda, compartió las últimas palabras que la cantante pronunció antes del impacto. Según Giménez, Gilda se le acercó y le sugirió que descansara para que pudieran tomar mates juntos por la mañana. Después de eso, lo único que recuerda es despertar en el hospital.

La música de Gilda sigue resonando en los corazones de muchos, casi treinta años después de su partida. Se le atribuyen varios milagros tanto en vida como después de su muerte. Sus devotos la consideran una santa y aseguran que siempre tenía palabras de cariño y consuelo para aquellos que buscaban su ayuda. Aunque ella misma decía que no sabía hacer milagros, creía que la música podía ser un camino hacia la salvación. Muchos de sus seguidores, conmovidos por sus canciones, la veneran y creen en su poder milagroso.

Uno de sus temas más recordados, grabado antes del accidente, dice: “Quisiera no decir adiós, pero debo marcharme. No llores, por favor no llores, porque vas a matarme. No pienses que voy a dejarte, no es mi despedida. Una pausa en nuestra vida. Un silencio entre tú y yo.” ¿Sería este un último mensaje para sus fieles seguidores?