Monotributo: las modificaciones que habrá desde el 2020

El tope de la facturación para seguir en el monotributo y el aporte en cada una de las categorías se incrementarán desde enero del 2020 en un 51 por ciento. Si se efectúa una actividad de prestación de servicios, el ingreso máximo por año para entrar y continuar en el régimen impositivo simplificado será de alrededor de $1.739.261, un promedio de $144.938 mensuales.

Actualmente, ese tope es de $1.151.000. A su vez, los contribuyentes se suelen quejar ya que la inflación disparó los precios y es cada vez más difícil poder permanecer en ese régimen simplificado. En el rubro del comercio, la facturación anual permitida será de hasta $2.608.892 y un promedio de 217.408 mensuales. Esta actualización llegar al ejecutar la ley 27.346.

La categoría “A” recibirá a quienes facturen no más de $208.711 en un año, mientras que para las categorías “B” y “C” los valores serán de $313.067 y de $417.423, respectivamente. En la categoría “A” se elevará a $1.955,4, en la “B” a $2186,5. Además, en la “C” el importe del componente impositivo empieza a diferenciarse si se trata de actividad comercial o de servicios. En la primera situación, el total a pagar cada mes será de casi $2.500 y en el segundo, de $2.457.

Asimismo, el pago para la prestación de salud será en todos las situaciones de $1.041,1 por persona beneficiaria. El aporte jubilatorio, por su parte, se abona en función del nivel de facturación. Se cambiará también el costo de los alquileres devengados en un año para fomentar la actividad económica, mientras que el tope para las categorías más altas será de $313.067.

La nueva tabla empezará a regir desde enero próximo y será la que habrá que mirar para el trámite de recategorización que habrá que llevar a cabo, que incluso puede ser para ese mismo mes. Los contribuyentes deberán tenerlo en cuenta en torno a la facturación y de las otras modificaciones contempladas si son ubicados en la categoría que les corresponde.

Deja tu Comentario