Saltar al contenido

Pablo Víctor Cuchán enfrenta un posible juicio por violencia de género

Pablo Víctor Cuchán, quien en 2004 asesinó, descuartizó y quemó a su novia adolescente en Ingeniero White, fue condenado a 18 años de prisión. Aunque el crimen ocurrió antes de que el femicidio fuera incorporado al Código Penal en 2012, Cuchán salió de prisión definitivamente en 2021. Sin embargo, en abril de este año, fue detenido nuevamente tras agredir a su nueva pareja.

Un fiscal de Delitos Sexuales de Bahía Blanca, Marcelo Romero Jardín, presentó la semana pasada un requerimiento de elevación a juicio contra Cuchán, imputándole delitos de “lesiones leves agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género (dos hechos) en concurso real con amenazas”. Estos hechos ocurrieron en abril, en una vivienda de Bahía Blanca, donde Cuchán tuvo un altercado con su pareja, quien posteriormente lo denunció. Se le acusa de haber regresado al domicilio, sujetar del cuello a la mujer y taparle la boca, además de amenazarla de muerte.

El expediente incluye la denuncia de la mujer, certificados de lesiones, fotos y declaraciones de un vecino. Por este caso, Cuchán fue detenido el 24 de abril en Monte Hermoso, donde se había establecido después de cumplir su condena por el asesinato de Luciana Moretti, la adolescente de 15 años que fue víctima en 2004.

Tras su detención, Cuchán negó haber lesionado a la denunciante y refutó las acusaciones en su contra. Ahora, con el pedido de juicio oral, el Juzgado Correccional 1 de Bahía Blanca determinará la fecha del juicio. Mientras tanto, Cuchán permanecerá detenido con prisión preventiva.

La fiscal Marina Lara había solicitado anteriormente que Cuchán permaneciera en prisión, argumentando que podría influir en el testimonio de la presunta víctima debido a la relación cercana y la vulnerabilidad de la mujer. Además, algunos testigos se mostraron reacios a declarar por temor.

En relación con el caso anterior, durante el juicio por el crimen de Luciana Moretti, Cuchán afirmó que su novia había fallecido por una sobredosis de cocaína. Según su testimonio, bajo el efecto de las drogas, decidió quemar el cuerpo en una parrilla. Aunque no admitió haber descuartizado a la joven, mencionó que cuando decidió prender el fuego, el cuerpo ya no era reconocible. El crimen tuvo lugar el 16 de octubre de 2004, y los restos de la víctima fueron encontrados en diferentes lugares días después.