La JOVEN que corrió la MEDIA MARATÓN de BUENOS AIRES y luego tuvo MUERTE SÚBITA

Manuela Bugueño tiene 30 años, es corredora aficionada y viajó desde Chile para participar de la Media Maratón que se celebró en la Ciudad de Buenos Aires el último domingo. Corrió los 21 kilómetros en menos de una hora y media, pero a los pocos metros de la llegada, se desvaneció y entró en colapso cardíaco.

Lograron reanimarla a los 6 minutos y hoy vive para contarlo.

“La corredora chilena Manuela Bugueño de 30 años se desvaneció al cruzar la meta tras marcar un tiempo de 1h 28m”, indicó la organización de la competencia en un comunicado. “Inmediatamente fue atendida por el equipo médico de la organización y se le realizaron las tareas de reanimación. En coordinación con el Centro de Monitoreo Urbano del Gobierno porteño se agilizó el traslado de una ambulancia hacia el Hospital Fernández, donde se completó su atención y se mantuvo en contacto directo con su familia”, añadieron los organizadores en el texto.

En diálogo con Infobae, el director del plan de emergencias de la carrera, Diego Pizzini, explicó que Bugueño es una corredora competitiva, que corrió 21km en una hora y media, que se ubicó en el puesto 118 de la categoría mujeres (corrieron 5.000) y logró el puesto 1.261 entre los más de 20.000 participantes. Estas marcas hablan de su nivel deportivo.

Bugueño cruzó la meta y “a los pocos metros hizo un colapso, una muerte súbita”, señaló el coordinador de emergencias de la competencia y detalló que al minuto fue socorrida por cuatro voluntarios de la Cruz Roja que estaban muy cerca del Puesto Médico Avanzado ubicado a pocos metros de la llegada.

Al ingresar al puesto, un minuto después del colapso, fue atendida por un grupo de médicos cardiólogos y emergentólogos que “constataron que estaba en paro, ahí comenzó la reanimacion con el uso de desfibrilador, y en menos de 6 minutos recuperó su pulso”, destacó Pizzini.

En paralelo, mientras los emergentólogos la reanimaban, se llevó a cabo el operativo evacuación, para trasladarla una vez que estuviera estabilizada, se le dio aviso al Hospital Fernández para que sepan que iban a recibir a la paciente, que llegó 22 minutos después de haberse desavanecido en la llegada de la media maratón. Tuvo el colapso a las 8:35, 8:41 recuperó el pulso y las 8:57 llegó al centro de salud porteño. Su estado de salud es bueno y ayer fue trasladada al Hospital Alemán para continuar su recuperación.

Los primeros 4 minutos son fundamentales en la atención de la muerte súbita, destacó a Infobae el cardiólogo deportivo Norberto Debbag, “cada minuto que pasa son 10% menos de sobrevida, si se reanima al minuto hay 90% de sobrevida; a los dos minutos, 80% sobrevida, etc. Si se logra la reanimación pasados muchos minutos aumenta el riesgo de daño neurológico, que por suerte no tiene esta chica corredora”.

“Todo el episodio desde que se descompensó hasta que llegó al hospital duró 22 minutos. El equipo de emergencia que la trató luego de cruzar la meta la reanimó primero con maniobras de RCP y luego con la utilización del DEA durante seis minutos. Hay unos 3 o 4 minutos reales para actuar antes de que el cerebro tenga daños irreversibles o la muerte misma”, explicó a Infobae el doctor Mario Boskis, miembro titular de la Sociedad Argentina de Cardiología

“Tenemos ese tiempo para que se le haga a la persona la maniobra de resucitación con RCP y luego desfibrilación. Con ambas herramientas, las estadísticas hablan de un éxito del 70% para la supervivencia. Esta mujer tuvo suerte de haber estado en un área cardioasistida durante este traumático evento. El RCP no tiene la misma eficacia de un latido cardíaco. Se genera movimiento de la sangre. El corazón no puede bombear porque tiene una arritmia llamada fibrilación ventricular. El DEA reseatea la capacidad de bombeo del corazón. Al desfibrilar, vuelve a su ritmo sinusal o normal”, completó Boskis.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com